¿Quiénes somos?

Somos un montón de personas que creemos firmemente en las habilidades y destrezas del ser humano, tenemos la certeza que los procesos de educación, formación, habilitación o rehabilitación deben tener como único propósito la conquista de la autonomía, la libertad y la felicidad. Son estas conquistas las que abren los caminos que permiten desmontar los letreros que el sistema de Salud y de Educación va colgando en cada individuo, haciendo difícil su andar por la vida. Hemos construido un espacio físico, espiritual y emocional al que llamamos Fundación Fedar, una Organización social sin ánimo de lucro en ella anidamos todas las fuerzas para entender a cada persona y junto a ella y su familia, poder diseñar caminos de felicidad.

¿Porqué nacimos?

Nacimos en el año 1985, producto de las ganas de transformar la vida de las personas en situación de discapacidad cognitiva y sus familias, teníamos la certeza que ellos y ellas eran mucho más que un diagnóstico, teníamos la certeza que el camino no era el asistencialismo. Queríamos junto a ellos y ellas explorar que habitaba en su interior, descubrir sus tesoros y desde este andar, reconocerlos como sujetos de derechos, cambiando el falso imaginario que la sociedad construyo de esta población, que ha visto cómo sus derechos han sido vulnerados históricamente. Nacimos para construir nuevos caminos, nacimos para hacer realidad los sueños y acercarnos cada día al país que hemos soñado, un país para todos y todas, donde las diferencias nos permiten crecer y fortalecernos como sociedad.

¿Qué Hacemos?

Tenemos una mirada distinta de los procesos terapéuticos y de los procesos de formación, rompemos radicalmente con el silencio establecido por mandato, entonces convocamos a la palabra hablada, la palabra cantada, la palabra escrita, el gesto que se convierte en palabra, el lenguaje corporal como parte fundamental de nuestra comunicación, convocamos a la risa, y cuando es necesario oír al mundo o simplemente oír nuestros pensamientos y sentimientos, convocamos al silencio, acompañado de la soledad que nos abraza. Aprendemos haciendo, descubriendo, investigando, asombrándonos, tenemos como aliados: la Tierra, como un enorme cuaderno abierto lleno de sabiduría y las artes como un vehículo que nos lleva por mundos imaginados por la magia creadora del ser.

Cada mañana como quien va para el encuentro con la Felicidad abordamos las chivas que nos llevan a nuestro espacio, La Granja Fedar, 11 hectáreas de tierra fértil donde sembramos nuestros sueños, 11 hectáreas donde hemos construido un pueblo llamado Fedar, y en él, 8 casas del conocimiento, 3 casas de los artes para los artesanos. Un restaurante, una casa para las personas invitadas a compartir uno o muchos días, Este pueblo tiene una economía propia, donde el pan coger aporta los alimentos para el restaurante, las huertas contribuyen con el cilantro, el cimarrón, el perejil, la albahaca, el romero, orégano, tomillo, laurel, la hierbabuena, y otras tantas. Por los potreros pastan 12 vacas de ordeño que nos aportan su leche, la cual vendemos a la pasteurizadora de la ciudad, cultivamos café y con los habitantes del pueblo Fedar realizamos toda la cadena, desde la semilla, acompañamiento al cultivo, cosecha, beneficio, y proceso, para llegar a tener un Café especial para gente muy especial, Café Fedar. Tenemos ovejos, Gallinas y un inmenso respeto por la tierra, las aguas y los seres vivos que en ella habitamos.
Hacemos muchas cosas, hasta terminar muy cansados y con una sonrisa en el rostro, como testimonio de que el día fue maravilloso.

¿Cómo lo Hacemos?

Tenemos la certeza que solo es posible alcanzar las metas propuestas cuando trabajamos en colectivo, cuando cada persona se identifica plenamente con la filosofía, los principios, los valores de la Fundación Fedar y sabe que él con su fuerza y su capacidad de trabajo, con su alegría, su imaginación se une a cada uno de las personas que hacen parte de la gran familia Fedar y forma el colectivo que avanza en la conquista del propósito Misional.

¿Dónde lo hacemos?

Cada mañana como quien va para el encuentro con la Felicidad abordamos las chivas que nos llevan a nuestro espacio, La Granja Fedar, 11 hectáreas de tierra fértil donde sembramos nuestros sueños, donde hemos construido un pueblo llamado Fedar, y en él, 8 casas del conocimiento, 3 casas de los artes para los artesanos. Un restaurante, una casa para las personas invitadas a compartir uno o muchos días, Este pueblo tiene una economía propia, donde el pan coger aporta los alimentos para el restaurante, las huertas contribuyen con el cilantro, el cimarrón, el perejil, la albahaca, el romero, orégano, tomillo, laurel, la hierbabuena, y otras tantas. Por los potreros pastan 12 vacas de ordeño que nos aportan su leche, la cual vendemos a la pasteurizadora de la ciudad, cultivamos café y con los habitantes del pueblo Fedar realizamos toda la cadena, desde la semilla, acompañamiento al cultivo, cosecha, beneficio, y proceso, para llegar a tener un Café especial para gente muy especial, Café Fedar. Tenemos ovejos, Gallinas y un inmenso respeto por la tierra, las aguas y los seres vivos que en ella habitamos.
Hacemos muchas cosas, hasta terminar muy cansados y con una sonrisa en el rostro, como testimonio de que el día fue maravilloso.

Nuestra propuesta

Nuestra propuesta es el resultado de un trabajo colectivo interdisciplinario, fortalecido por los actores y las actrices que se han sumado a la Red Pensar desde la Diferencia para sumarnos a lo colectivo, una red que agrupa a más de 250 Organizaciones de y para la población en situación de discapacidad y la cual interactúa permanentemente con instituciones públicas y el sector académico. Ello nos permite compartir nuestras historias vividas, fortaleciéndonos de las diversas formas de mirar los procesos de habilitación, rehabilitación y formación para la vida.


Comentarios